19.3.12

los postergados

se están velando
o no se convencen
para ellos no es suficiente
con la evidencia

hacen tiempo
para mirarse y repasarse con los dedos
cortazianos, dice ella
sabatianos, para él
quieren ver si ya se saben
si se aprendieron de memoria
y están de acuerdo
dicen
estamos muertos
por eso pusieron el último despertador para llevarse al mar cuando amanezca
dejarse flotando ahí
“en la espuma que hacen los peces a la hora que se lavan los dientes”
pero no pueden dormirse y se quedan
haciendo tiempo en el velorio de ellos
se acomodan el cuello, el pelo
se sacan pelusitas invisibles

hacen tiempo en la casa de ellos
con todo embalado
se quedan una semana más
siguen ahí porque ninguno se va
se ponen de acuerdo sin hablar
moviendo el cuerpo lentamente por la casa semi vacía
encendiendo la pava eléctrica, cambiando la yerba
con la heladera desenchufada
ponen la excusa de acabarse lo que queda
antes
de que se echen a perder las milanesas ¡qué picardía!
al cable lo cortan en diez días
otra picardía
y se alcanzan la revista para ver qué dan a esta hora
esta semana
vaya cortesía la de cederse el lugar para rendirse
cortesía esperanzada o cobardía

le prometió que llegado el día lo golpearía
te cago a trompadas, dijo
por no haberme visto américa desnuda abierta en venas
oh, bondadosa madre putativa
nunca entendiste, respondía
la concepción inmaculada del padre que trocó todo lo alguna vez deseado
por la belleza hallada pura en los dientes de la niña
la bendición de la vida puta que te pone el pie y te caes
cándido

rezan en espejo

de nosotros qué será no sé
pero sé que no es mi culpa ese agujero que exhibís por rédito
tampoco, que vos no estés entre tus prioridades
ni ese poco

mínimo

vital.

7.10.11

si me caigo de acá

me rompo todos los dientes

y ya sé
llorar con la boca abierta
evitando las puntas en los labios y en la lengua
juntar los trocitos
como si de algo sirviera
llamar a mamá
pedirle que venga
que deje todo, que venga
mostrarle los trozos
escucharla decirme

ya está

ya pasa

ya está.

3.10.11

creo que enojado me gustás más
encima, tenés razón
¡qué te voy a discutir!

14.4.11

perdón

ahora valoro el empeño en el engaño
sé que se ha esforzado en mentirme con cuidado
dormir con la heladera abierta
agradarle a su violeta de los alpes
ha temido por nosotros
cuánto amor en el desvelo

la desdicha no llegó a anunciarse a la izquierda del piano
lloré tres días colgando brazos rotos

ahora me apena
su pobrecita alma resquebrada
haberme parado de frente a su espanto
el gesto, el tono, la mirada
que no eran, no quiso para mí

había sido siempre el hombre el que silbaba
yo abría los ojos grandes
él, sonreía
la jaula estaba vacía

antes, también hice lo mismo
clavar la hoja lento
volverme en puntas, bailar en el patio
que se adormezca de a poco, sin verme nunca las manos
librarme de la culpa amén

también me descubrieron
sostuve mi pájaro de hielo
arrastré los harapos del lamento
busqué asilo en casa del verdugo
tensé mi carne sobre el tronco
con el sol en medio del día, tenía que espantarme las moscas
todos los días

no se pide perdón
no sirve
yo hice lo que pude
exhibí mis razones
ponía la mesa y me dormía sobre el plato
esperando
que se entienda, no es orgullo
todavía lo hago
no siempre...
a veces encuentro una película en el cable

¿para qué?
no voy a pedir perdón
pero lo espero

22.3.11

la mujer del pa

y ahora la marta está apurada
y tienen que salir
tenemos todos que salir
de barrilete detrás de la mujer del pa
que me meaba, le dije
que ahora me aguantara
subite al auto, queré
y ella que lo de repetirme las cosas...
y que hacía más de una hora...
y que tatatatatá
y la cosa es que no aguanto y meo
y ella, que por la ventana, pendejo
sacala por la ventana
y ellos cagadazos de la risa
menos la paula que no saca
los ojos de la aureola en mi bragueta
mamá, se sigue meando el boludazo
todo el tapizado, mamá
y ella que para en el semáforo
y que no me importa lo que diga tu papito
que seguro lo pavote me viene de mi madre
y me baja así de meado en el semáforo
y yo que lloro del vergüenzón
y que bobabó, bobabó, gamesubí
todo llanto moco baba
encima de meón, llorón, el maricón
caminando se te seca, volvete
y arrancó.

20.11.10

Ventana

(canción)


Se escapa la vieja
va en chancletas
lleva al pichicho
a upa, lo lleva
sale la rubia
a parar a la vieja
la vieja no quiere
la rubia la agarra
y la zamarrea
el perro la muerde
grita la rubia
y pega la vuelta
la vieja se escapa
vuelve la rubia
ahora con un palo
persigue a la vieja
la agarra en la esquina
también sale el gordo
que es el marido
me cago en tu vieja
le grita la rubia
el gordo ni chista
mira a los lados
si vienen vecinos
la vieja le suelta
el perro a la rubia
la rubia le pega
un palo al pichicho
y el picho la muerde
de nuevo, otra vez
le agarra el tobillo
la rubia se cae
el gordo espanta
al perro que ladra
la vieja se vuelve
despacio, se vuelve
la rubia no puede
ponerse de pie
el gordo no puede
ayudarla, le pesa
su panza de vino
la vieja se vuelve
ellos no la ven
la vieja se mete
les cierra la puerta
el perro también:
vuelve, le rasca
la puerta y ladra
la vieja le abre
y vuelve a cerrar
la rubia renguea
el gordo la abraza
le gritan abrí
mamita, soy yo
abrí, vieja chota

y llora la rubia
se arranca los pelos
tiene bronca, llora
se mira el tobillo
el gordo se agarra

la cabeza

la panza.

7.10.09

¿yo, qué?

28.7.09

Amenazas que prometen

desgarros.


El colmillo se hunde

abre la carne de la fruta

el beso lento absorbe el jugo

las manos apresan un cuerpo vulnerable

que se queja casi en silencio

y tiembla.


16.6.09

él es el que vela por mi soledad
así me ama
digna de nadie
inconclusa
y perfecta.

13.4.09

Cómo

Distinto
así hubiera sido
dis.tin.to
dstnt
iio
otnitsid
todistin
tintodis
distInto
disTINto
absolutely different
/áb-sa-let-le.dí-frent/
Por eso nos gusta el Delorean
de Back to the Future.
Earth angel
goodbye.

25.3.09

humana jardinería


Porque es tan grande el patio, nadie se explica el sacrificio. Tramontina en mano, María Clemencia ejecuta su sentencia: "todos bonsai, porque así son más lindos". Quiebra, tuerce, amputa, serrucha, arranca, hace palanca. "¡Clemencia, María!". Se apura, se apura, ya viene la lluvia. "Todos bonsai, porque así son más lindos". Exhausta, embarrada, deja atrás la matanza. Y una vez perfumada, arranca en tercera, ruidosa.
Piernas completas y cavado profundo para María Clemencia.

duda

otra vez el aviador
empeña su pellejo y se encomienda
rosario al cuello a aquellos cielos
-los otros-
que espera no sean como estos,
mercaderes de todas las torpezas.

16.3.09

cenicienta y el lobo


como siempre
vos barajás
vos cortás
vos repartís
y vos empezás a jugar

es que me encanta perder
y a vos te gusta tirar
piedritas a mi ventana
para que salga a jugar
tu hide & seek letal

(la cenicienta no quería entender
que el lobo feroz es de otro cuento)

solitaria ruleta de la estepa
fría siberia donde me escarcho
mientras sostengo la manzana
para un ebrio Guillermo

como siempre
vos barajás
vos cortás
vos repartís
y vos empezás a jugar

tampoco hoy te voy a encontrar

21.11.08

venganza


“Santificar la venganza, dándole el nombre de justicia.” *


Te estoy plagiando, Federico.
Esto es violento y es humano,
demasiado humano.
La violencia dionisíaca
ese deseo por los placeres deshonestos
la saciedad que no se alcanza
sino con las manos sucias…
también es humano.
Tanto,
como el amor, la risa y el escándalo.
Acabar con la vida
como forma de la vida
pasión que es sed desenfrenada
la humana sed de venganza
la vida
la vida que puja
por nacer de la muerte…
Te estoy plagiando, Federico
y esto es humano, sí
como la baba,
esa baba venenosa de los jueces
y de los sacerdotes
que nombran la verdad y la justicia.
Propensión natural a la muerte,
igual que a la vida
antagonismo de lo que fuimos siempre
aunque todos los párrocos y sus puritanos
lo condenen, sí
con la boca, articulando las palabras, sí
la boca
la misma que a escondidas
lame la sal prohibida de los cuerpos calientes
y mata.
¡Pero atención!
Lo mismo que aquí se condena,
incinera, más allá
la carne de los hombres-insecto
por dictado de los mismos jueces y los mismos sacerdotes.
Le llaman “justicia”
pero sépanlo, es venganza.
¿Y qué pasa cuando el hombre intenta sacarse
el chaleco de fuerza?
¿Cuál es el crimen?
¿Y cuál, el castigo?
Vos sabés.
Contestame, Federico.


* F. Nietzsche, Genealogía de la moral, 1887.

11.10.08

urgencias


Subiendo por las piernas
tengo enredado
el deseo urgente de tus manos.
Buscando evocarlas
otras manos
(las mías, las de otros)
renuevan sus fracasos.

19.9.08



Imagino que bailar con todos
es una forma de hacer el amor con todos.
Ahora lo estoy haciendo con vos.
Estoy segura
de que con la misma suavidad
con la que me invitás a hacer un boleo
para terminar, después de un giro
sentada en tu rodilla
así,
me abrirías las piernas
subiéndome a tu regazo
para mecernos con la cadencia del tango
recreando por momentos una lucha
y de a ratos, un cortejo
hasta caer acabados
al tiempo que se extinga el bandoneón
en un último gemido.

14.9.08

persistencia


Todavía, demasiado
todavía, todavía
cuánto, demasiado, todavía
mucho, demasiado
aún, todavía
ayer todavía y hoy
y sé que mañana todavía
todavía, adentro, agarrado
yo te dejé ir y todavía
no sé si te quedaste o todavía
yo te retengo, no sé, todavía
demasiado, por qué, todavía
me fuí, estoy tan lejos
y sin embargo, todavía, demasiado.

29.8.08

Te soy tan familiar
que me desconocés.

Esto que ves alrededor del agujero
soy yo.

22.8.08

le dije

Te voy a mentir que soy tu amiga
hasta que me dejes entrar a tu vida
por la puerta de tu cama.
Me pican, me pican
como pulgas,
me irritan los ojos.
Palabrazos en los ojos,
verbazos, sustantivazos.
Tus palabras pican en los ojos,
Tengo las ronchas
de sus aguijones.
Me rasco violenta.
No lloro,
es comezón.

21.8.08


Acróbatas de laboratorio
ensayan la fórmula del olvido.

Algunas renuncias envenenan.
Las ratas te engullen
siempre por la izquierda.

Los amantes tienen miedo
hacen el amor con la punta de los dedos.


Los viejos vuelven a ser niños,
niños gigantes
que usan
caminadores y pañales
niños con reuma, jorobas, artrosis.
Les cortamos la carne bien chiquita
los fideos, las verduras chiquitas.
Vuelven a aprender todo
o casi todo…

Le cuento y le cuento
lo mismo, lo mismo
“Se llama Eduardo”
“¿Ricardo?”
“E-DUAR-DO”
Le explico y le explico
cómo se prende, cómo se apaga.
Lo reto, lo reto
"¿Qué te dije, abuelo?"
Le digo, le digo
"Está frío, abrigate"
Le alcanzo el vaso
pastillero, anteojos, bastón y bufanda.
Me dice que gracias con los ojos
que estoy grande, con los ojos
que no esté triste, con los ojos
que me quiere, con los ojos
que vuelva pronto, con los ojos
que vuelva, me dice…
Que no deje pasar mucho tiempo, que vuelva
que ya no quiere subir la escalera, que vuelva
que la casa es muy grande, que vuelva
que el silencio es igual de grande, que vuelva
que este invierno fue el más frío, que vuelva
que seguro mañana olvida todo otra vez, que vuelva
que los nietos no vienen, no llaman…que vuelva
Que cuando yo no esté…
Que cuando él no esté…
Que quién sabe si uno de estos días…
“Queda poco hilo en mi carretel”, me advierte.
“¡De nuevo con eso del hilo y el carretel!”, me enojo
Beso en la frente,
despedida.
Mirada de última mirada, la suya
y saludo lento con la mano.
Lo dejo.

Los viejos vuelven a ser niños
los viejos abandonados no salen en los diarios.
los que abandonamos viejos, tampoco.
La consigna, el destino
decir de un dios
las lineas de las manos
un hombre que flota panza arriba
confiando en que hay designio
en la deriva.
La droga mística
amena entelequia de la imaginación
un placebo
vacuo bálsamo poético
pain killer
masturbación celestial
divina comedia!

Cómplices de lo inverosímil
monologan al viento
para la terca indiferencia

(el chabón está en estresha, siempre atiende el contestador)

¡Las vuestras también son fábulas, hombres del método!
Hay problemas para-siempre
jugamos al “Prueba y error”
hasta reconciliarnos con la muerte.

A ese hombre de las manos
le salen pájaros.
Él no lo sabe
pero tengo la marca de los pájaros,
un cuerpo arrancado
de la muerte que anidaba
debajo de la ropa