14.4.11

perdón

ahora valoro el empeño en el engaño
sé que se ha esforzado en mentirme con cuidado
dormir con la heladera abierta
agradarle a su violeta de los alpes
ha temido por nosotros
cuánto amor en el desvelo

la desdicha no llegó a anunciarse a la izquierda del piano
lloré tres días colgando brazos rotos

ahora me apena
su pobrecita alma resquebrada
haberme parado de frente a su espanto
el gesto, el tono, la mirada
que no eran, no quiso para mí

había sido siempre el hombre el que silbaba
yo abría los ojos grandes
él, sonreía
la jaula estaba vacía

antes, también hice lo mismo
clavar la hoja lento
volverme en puntas, bailar en el patio
que se adormezca de a poco, sin verme nunca las manos
librarme de la culpa amén

también me descubrieron
sostuve mi pájaro de hielo
arrastré los harapos del lamento
busqué asilo en casa del verdugo
tensé mi carne sobre el tronco
con el sol en medio del día, tenía que espantarme las moscas
todos los días

no se pide perdón
no sirve
yo hice lo que pude
exhibí mis razones
ponía la mesa y me dormía sobre el plato
esperando
que se entienda, no es orgullo
todavía lo hago
no siempre...
a veces encuentro una película en el cable

¿para qué?
no voy a pedir perdón
pero lo espero

3 comentarios:

Ceci A. O. dijo...

¡clap, clap, clap, clap, clap, clap!

Butterfly dijo...

Qué tiempo que no escudriñaba en otros blogs...
Ha sido un agrado de aquéllos toparme con éste...
Saludos

CG

Anónimo dijo...

hace tiempazo q no entraba a tu blog, este me gusta mucho. mucho.